Iluminación de tipo general. Qué es, dónde y cómo se usa

La iluminación de tipo general es una de las más importantes de una vivienda, oficina o negocio, ya que es la que nos permite desplazarnos por las estancias sin inconvenientes. Sin embargo, pese a ser conceptualmente fácil de entender, no es tan sencillo escoger las luminarias adecuadas. Y cada vez son más las personas que nos piden información sobre la iluminación general.

Iluminar bien una casa no se reduce solamente a comprar una bonita lámpara con una bombilla LED super eficiente. Para lograr la iluminación correcta de cada estancia, hay que estudiar bien los requisitos y necesidades de cada una de ellas. En caso contrario podemos sufrir deslumbramientos o escasez de luz según la actividad que realicemos.

Las luminarias usadas para iluminación general se sitúan por encima de la altura de los ojos, con una o más lámparas, en el techo o en las paredes. Es importante que se puede apagar y encender desde todas las entradas y salidas de la habitación. En algunos casos es interesante la existencia de reguladores de intensidad.

¿Qué es la iluminación general?

Es un tipo de iluminación artificial que tiene como finalidad iluminar de manera uniforme un área o zona. Proporciona una visión clara que permite transitar o realizar actividades en el espacio iluminado. Este tipo de iluminación es el más utilizado tanto en interiores como en exteriores.

La iluminación general raras veces se encuentra sola en las estancias de una casa, pues suele ser complementada de forma muy positiva por iluminaciones de ambiente, focales o de exposición, entre otras. Hay que tener en cuenta que un espacio con una sola lámpara en el techo, en la inmensa mayoría de los casos, no es suficiente.

Por ejemplo, la luz general de una cocina se beneficia de luz focal o puntual sobre la zona de elaboración de alimentos o la zona donde cocinamos. En muchos casos las cocinas modernas ya traen incorporadas las luces puntuales en forma de tiras led o luces incorporadas en campanas extractoras, muebles y cajones. Otro caso muy evidente se da en salas de estar o pasillos, donde existe iluminación de exposición para resaltar cuadros, fotos o esculturas.

Todos los espacios deben tener una luz general, pero dentro de estos espacios cada ambiente tendrá su propia luz. Además, actividades específicas necesitarán también su propia iluminación que depende de la funcionalidad del espacio. Por ejemplo, es absurdo leer en una sala de estar solo con la luz general; para esto tendremos una lámpara de pie o mesa, al lado del sillón.

Amazon Basics Bombilla LED Esférica E27, 10.5W (equivalente a 75W), Blanco Cálido - 2 unidades
Amazon Basics Bombilla LED Esférica E27, 10.5W (equivalente a 75W), Blanco Cálido - 2 unidades
El alto índice de reproducción cromática (IRC > 80) ofrece un color vivo y natural.; Se trata de bombillas LED no regulables, no compatibles con los reguladores de intensidad.
8,49 EUR

Temperatura de color e intensidad en la iluminación de tipo general

Como ya hemos visto en artículos anteriores, la temperatura de color y la intensidad de la luz son protagonistas cada vez que usamos cualquier tipo de iluminación y por supuesto, hay que considerarlos también en el caso de la iluminación de tipo general.

Es interesante recordar ahora como está estudiado el papel psicológico que tienen las diferentes tonalidades de las luces; las temperaturas de color cálidas relajan, mientras que las frías estimulan.

El ojo humano, tras siglos de evolución, está especialmente bien adaptado para captar la luz de color amarilla, por ello las temperaturas de color cálida, entre los 2.700 y 3.000K serán las más utilizada en la mayoría de los casos como iluminación general. Como excepción tenemos la cocina y el baño, con una temperatura de color más fría.

En cuanto a la intensidad, cada estancia requiere una intensidad diferente, determinada por el uso que se le va a dar a la estancia en cuestión. Mucha intensidad deslumbra y resultará molesta pero poca intensidad dificultará la percepción. En la siguiente tabla se pueden diferenciar las diferentes temperaturas de color e intensidades por estancia de una casa:

EstanciaIntensidadColor
Sala de estar200 lux2.200 – 3.000K
Cocina250 lux4.000K
Baño175 lux4.000K
Dormitorio125 lux2.200 – 2.700 K
Pasillo150 lux2.700 – 3.300 K
Entrada150 lux3.000K
Temperatura de color e intensidad de las diferentes estancias de la casa

Como las bombillas y aparatos de iluminación que solemos comprar vienen dados en lúmenes puede calcular cuantos lúmenes necesita multiplicando el valor en lux de arriba por los metros cuadrados de la estancia.

Por ejemplo. Una sala de estar de 20 metros cuadrados necesitará: 200 lux * 20 m² = 4.000 lúmenes.

Características de la iluminación general

La iluminación general se caracteriza por proveer una iluminación uniforme en todo el espacio ya que las luminarias se distribuyen de forma regular en el techo. Esta situación puede llevar a altos consumos de electricidad en estancias muy amplias, donde hay un gran número de luminarias instaladas.

Este tipo de iluminación tiene efectos diferentes sobre los espacios y sobre las personas. En cuanto al espacio, da la sensación de amplitud y orden. Por otro lado, sobre las personas tiene un efecto sobre como se concibe lo que las rodea, aplanando las texturas, ocultando los detalles y apagando los colores.

Gracias a su flexibilidad, podemos usar la iluminación de tipo general con luces directas, indirectas o con difusores. Se usan bombillas con ángulos de apertura muy amplios, de 120 grados o superior, y funciona de manera óptima cuando se implementa con lámparas o paneles de techo, aunque también se puede utilizar con luces empotradas o apliques de pared.

Como implementar la iluminación general

Para la implementación de este tipo de iluminación se utilizan lámparas y paneles de techo con ángulos de apertura amplios de como mínimo 120 grados. También se pueden utilizar apliques de pared o luces empotradas con ángulos de 180 grados.

Las bombillas ideales para utilizar la iluminación general (de preferencia LED) deben ser de unos 13 vatios para un consumo energético eficiente y con un brillo de aproximadamente 900 lúmenes por bombilla. El número de bombillas dependerá de cada estancia según comentamos anteriormente.

Prácticamente siempre usaremos tecnología LED, sin embargo, en ocasiones recurriremos a bombillas halógenas para pasillos con focos empotrados o fluorescentes para cocinas u oficinas, donde necesitamos temperaturas frías y ausencia de sombras.

Donde se puede utilizar la iluminación general

La iluminación general es de “uso obligado”, recurriendo a ella en todas las estancias del hogar, oficinas, comercios, etc. A continuación, les damos algunos consejos para usarlas en las diferentes estancias de la casa:

Rebajas
Philips LED E14 - Bombillas Vela, 5.5 W Equivalentes a 40 W en Incandescencia, 470 lúmenes, Luz...
Philips LED E14 - Bombillas Vela, 5.5 W Equivalentes a 40 W en Incandescencia, 470 lúmenes, Luz...
Bombillas LED de bajo consumo, ahorra hasta un 80%; Larga duración: hasta 15 años (15.000 horas)
16,99 EUR
Philips Lighting - Bombilla LED esférica E27, 11 W, equivalente a 75 W, blanco cálido, 1055...
Philips Lighting - Bombilla LED esférica E27, 11 W, equivalente a 75 W, blanco cálido, 1055...
Bombillas LED de bajo consumo, ahorra hasta un 80%; Larga duración: hasta 15 años (15.000 horas)
21,50 EUR

Uso de la iluminación general en la sala de estar

El salón es un lugar que necesita una buena iluminación general, donde si hay varios ambientes, es mejor tener varias lámparas que se enciendan independientemente. Los reguladores de intensidad o luces indirectas son muy interesantes para los salones.

Hay que tener en cuenta que las salas de estar son muy versátiles y se suelen realizar múltiples actividades y ambientes. Por ejemplo, si hay zonas de lecturas se necesita apoyo de focos independientes o si queremos resaltar obras de arte usaremos iluminación extra de acento.

Uso de la iluminación general en el dormitorio

Los dormitorios necesitan una luz general de menos intensidad que la del salón, siendo indirecta y más acogedora. En las zonas de uso específico dentro de un dormitorio, por ejemplo, leer en la cama o mesa de estudio, se necesita apoyo de iluminación focal.

Uso de la iluminación general en la cocina

La cocina es un lugar donde es muy importante evitar sombras, pero a la vez teniendo luz de bastante intensidad. Recurrir a tubos fluorescentes o focos y tiras LED repartidos por los muebles suele ser la solución más eficiente y sencilla de usar.

La zona de los fogones debe tener su propia luz, a menudo incorporada en la campana extractora y si quedan zonas poco iluminadas hay que reforzar la luz general con otras luces de tipo focal.

Uso de la iluminación general en cuartos de baño

Esta es otra estancia donde es primordial evitar las sombras y esto se consigue en los cuartos de baño distribuyendo bien los puntos de luz, ya que suelen ser habitaciones pequeñas. Las luces se instalarán en techos y espejos, los cuales nos ayudarán a evitar sobras con su reflexión.

Uso de la iluminación general en pasillos

Los pasillos no necesitan una gran intensidad de luz general, ya que tienen una característica que los hace únicos; los pasillos poseen linealidad, es decir, son alargados y por tanto una única luz en medio no es suficiente. Aquí se pueden poner varias luces halógenas empotradas y si hay cuadros u objetos a resaltar, estos puntos de luz pueden dirigirse a esos objetos.

Uso de la luz general en la entrada de casa

La entrada de la casa es el lugar donde se suelen recibir visitas, por ello es importante tener una cantidad suficiente de luz. Sin embargo, en esta estancia las personas cobran mayor importancia que en otras, por eso podemos usar otras luces para conseguir efectos decorativos y así para sorprender a las visitas. Por ejemplo, una luz focal en una pared rugosa para resaltar su textura.