¿La iluminación artificial para jardín daña las plantas?

Si tienes un jardín cuidado y lo has iluminado para que luzca aún mejor, seguro que ahora te preguntas si toda esa luz no estará afectando a la salud de tus plantas. O tal vez quieras saber si ese extra de luz nocturna pudiera potenciar el crecimiento de alguna forma.

La iluminación paisajística puede interrumpir el crecimiento de algunas plantas, provocando un retraso en la floración o una reducción en la producción de frutos. También puede hacer que los árboles sufran durante los meses de invierno.

Siempre que consideres instalar iluminación artificial para iluminar las plantas de tu jardín es muy recomendable usar temporizadores, así las plantas nunca estarán sobrexpuestas a la iluminación paisajística. ¿A caso a las plantas les gusta la luz LED?

¿Afecta la iluminación paisajística al crecimiento de las plantas?

Para que las plantas crezcan y florezcan correctamente, deben reaccionar a los niveles de luz que las rodean. Y aunque es sabido que las plantas necesitan luz para la fotosíntesis, es un error pensar que más luz es, por tanto, buena para ellas.

Las plantas reaccionan a la duración de la luz para saber cuándo necesitan cambiar y desarrollarse. Durante los días más cortos, permanecen en estado vegetativo, a la espera de que el tiempo mejore para saber cuándo deben florecer.

Como es lógico, las luces artificiales no son tan eficaces como el sol para proporcionar la luz que necesitan las plantas, pero como las luces están muy cercanas a ellas, esta luz artificial las afecta igualmente.

Así que, si utilizas luces de jardín, existe la posibilidad de que confundas a tus plantas. Recibirán más luz de la que están acostumbradas, por lo que pueden florecer demasiado pronto.

Las flores y las plantas también pueden mutar a través de un proceso llamado fototropismo. En este caso, las plantas crecerán hacia la luz, y aunque el sol será la fuente de luz principal, las plantas podrían moverse hacia las luces artificiales.

Esto puede provocar crecimientos y mutaciones no naturales, algunas de las cuales pueden pasar desapercibidas. Aun así, podría dar a tus plantas un aspecto extraño o una debilidad en su estructura al crecer en diferentes direcciones.

Estos son problemas potenciales, pero el grado de preocupación depende de muchos factores, entre ellos, el uso que hagas de las luces y el espectro de colores que hayas elegido.

Las plantas necesitan luz azul para crecer y longitudes de onda de luz roja para estimular la producción de flores. Mientras que el sol proporciona todos los espectros de luz, la mayoría de las luces artificiales no lo hacen.

Las luces blancas que cambian de color producirán una gama entre 2200K y 6500K, que podría dar a las plantas todo lo que necesitan para crecer. La mayoría de las luces paisajísticas son luces independientes más cálidas en el extremo inferior de la escala Kelvin. Así que no provocarán un gran crecimiento en las plantas.

Si te preocupa el efecto que la iluminación paisajística pueda tener en tus plantas, lo mejor es utilizar un temporizador para asegurarte de que sólo se encienden cuando las necesitas. De este modo, no expondrás constantemente a tus plantas a una luz extra que puede alterar sus ciclos naturales.

Relacionado: Cómo elegir luces para plantas de interior

¿Una mayor exposición a la luz perjudica a los árboles?

Los árboles son similares a las plantas más pequeñas, excepto que su enorme tamaño significa que el impacto de la iluminación paisajística es más pequeño. A no ser que hayas orientado la iluminación paisajística directamente sobre un árbol, es poco probable que éste reaccione a la luz artificial.

Sin embargo, mucha gente quiere resaltar los árboles como parte de su jardín. No es raro que las luces apunten directamente al tronco y a las hojas de un árbol para que quede bellamente iluminado por la noche.

Los árboles también dependen de la cantidad de luz solar para seguir las estaciones. Por eso, si iluminas constantemente un árbol durante más horas de las que solía hacerlo, es posible que no esté preparado para los meses más fríos.

Esto puede significar que los árboles de hoja caduca están dejando caer sus hojas tarde, y los de hoja perenne mantienen sus poros abiertos.

Normalmente, los árboles de hoja caduca dejan caer las hojas, y los de hoja perenne cierran los poros de las hojas para evitar que se retenga el exceso de agua. Esto es importante porque las temperaturas más frías obviamente congelan el agua.

Si un árbol contiene demasiada, puede sufrir daños por las heladas, lo que podría dañarlo visualmente (es de esperar que se formen grietas) y, si es grave, incluso matarlo.

Si utilizas iluminación paisajística apuntando directamente a un árbol, asegúrate de reducir el número de horas que está iluminado a medida que avanza la temporada de otoño. Esto animará al árbol a llevar a cabo su preparación normal para el invierno.

¿Las luces paisajísticas mejorarán el crecimiento del césped?

El hecho de que las luces paisajísticas influyan en el crecimiento del césped depende totalmente del tipo de luz, de la distancia a la que se encuentre el césped y de la cantidad de luz solar que reciba.

Iluminar el césped no es habitual en la iluminación de jardines porque normalmente se quiere un brillo más suave. Algo que reproduzca el blanco más intenso de la luz del día no suele ser la opción preferida.

  • En primer lugar, es probable que el césped sólo crezca bajo luces artificiales si esas luces están a una temperatura de color más fría (con más luz azul).
  • En segundo lugar, el césped sólo puede crecer hasta cierto punto, así que si ya recibe mucha luz solar, es poco probable que le afecte. Hará la mayor parte de su trabajo durante el día.

Pero si las luces de tu jardín están colocadas de forma que añadan luz adicional a las zonas de tu césped que suelen estar en la sombra, y utilizas luces con el espectro de colores adecuado, entonces sí que podrías ver una mejora en el crecimiento.

Sin embargo, nunca serán tan fuertes como la luz del sol, así que no esperes que las luces de jardín den a las zonas de césped sombreadas el impulso que necesitan para crecer al mismo ritmo que las zonas que reciben luz solar.

Las hojas de hierba también pueden crecer en la dirección de la luz artificial. Sin embargo, en el caso del césped, normalmente no es tan fácil darse cuenta, sobre todo si mantienes el césped en buen estado y lo cortas con regularidad.