¿Las bombillas LED tienen gas dentro?


Las bombillas LED reducirán su huella de carbono en el planeta, pues le ayudarán a reducir la cantidad de energía eléctrica consumida en iluminación.

Pero además, ganará en seguridad en comparación con las bombillas clásicas.

Las bombillas LED no tienen ningún tipo de gas en su interior para funcionar. Otras bombillas en el mercado como las incandescentes y las CFL tienen gas en su interior y además se ha demostrado que es peligroso.

¿Hay gas en las bombillas LED?

Mientras que la mayoría de las bombillas tradicionales están llenas de gases para que funcionen o aumenten su vida útil, las bombillas LED no contienen ningún gas.

Esto se debe a que un LED funciona electrónicamente. Funcionalmente, un LED es como una computadora, usando tecnología avanzada y chips electrónicos instalados en la base de la bombilla.

El LED, o diodo emisor de luz, es un semiconductor, y controla la cantidad de electricidad que fluye a través de él. En el corazón del diodo hay una unión p-n, de la cual los electrones saltan y cambian su estado.

¿Conoces la diferencia entre el diodo láser y el LED?

La energía extra liberada cuando los electrones cambian de estado hace que se emitan fotones.

Estos fotones interactúan con los otros materiales usados en el LED y la corriente que lo atraviesa, para emitir luz visible. Esta propiedad se llama electroluminiscencia, siendo esto la tecnología LED en pocas palabras.

Por lo tanto, ningún mecanismo involucra gases en un LED. Sin embargo, una electrónica rota siempre debe ser tratada con precaución. Las bombillas LED contienen pequeñas cantidades de níquel y plomo pero no se tratan como residuos peligrosos.

Así que no sólo son más seguras con la ausencia de gas en su interior, sino que también son funcionales si la cúpula de vidrio o plástico que cubre el diodo se rompe o se retira por cualquier motivo.

¿Qué tipos de bombillas están llenas de gas?

Gas en las bombillas incandescentes

Las bombillas incandescentes fueron, en su tiempo, las más usadas. Funcionaban cuando la electricidad pasaba por un filamento de tungsteno dentro del cuerpo de vidrio, calentándose tanto, que se volvía blanco.

El tipo más común de mezcla de gas que se encuentra en una bombilla incandescente es el Argón y el Nitrógeno. A veces también se ven otros gases, como el helio, el neón, el criptón y el xenón.

La razón por la que estas bombillas están llenas de estos gases tiene que ver con la longevidad de las bombillas. El filamento de tungsteno se evaporaría rápidamente en ausencia de gases, reduciendo la vida de la bombilla.

Por lo tanto, los gases se añaden a la bombilla para frenar esta evaporación de los átomos de tungsteno. Por supuesto, estos gases inertes no reaccionan con el tungsteno caliente.

Gas en las bombillas halógenas

Estas son bombillas incandescentes mejoradas. Se diferencian de ellas en que el halógeno contiene una pequeña cantidad adicional de cualquier gas halógeno, típicamente bromo o yodo.

El gas halógeno reacciona con el tungsteno y deposita los átomos de tungsteno que se escapan de vuelta al filamento, manteniendo la vida de la bombilla durante mucho más tiempo que las incandescentes.

Una ventaja añadida de la adición del gas es que una bombilla halógena puede arder MUCHO más caliente que la incandescente, emitiendo así una luz mucho más brillante.

De hecho, el calor de las bombillas es tan alto que un cuerpo de vidrio ya no es suficiente, y es reemplazado por cuarzo que puede soportar temperaturas mucho más altas. Es por eso que una bombilla halógena encendida es extremadamente caliente al tacto.

Desafortunadamente, las bombillas halógenas son vistas como un riesgo de seguridad significativo comparado con las modernas bombillas LED. Ya que los halógenos pueden provocar un incendio si entran en contacto con materiales inflamables.

Child Safety Europe recomienda las bombillas LED para las lámparas de los niños. Y dan una lista de directrices sobre cómo utilizar las bombillas halógenas, como mantenerlas alejadas de almohadas, edredones y cortinas.

Evite colocar lámparas cerca de la litera. En caso de que sea necesario, intente que las lámparas estén lo suficientemente altas como para que las almohadas no puedan entrar en contacto con ellas y provocar un incendio. Otra opción sería utilizar lámparas LED, dado que no generan calor. Asimismo, es importante fijar los cables de las lámparas a la pared, para minimizar riesgos

Child Safety Europe

¿Qué gas se utiliza en las lámparas de tubo fluorescente?

Una lámpara tubular fluorescente, o tubo fluorescente, también se llena de gases para que funcionen. Esta luz de tubo es larga y recta y da muy poca sombra, por lo que los consultorios y hospitales la usan ampliamente.

Otra versión del tubo de luz es la CFL. Esta es una lámpara fluorescente compacta y tiene forma de remolino y un balasto eléctrico.

Tanto la luz de tubo como las bombillas CFL están llenas de gas argón y recubiertas con vapor de mercurio. La reacción entre la electricidad que corre por el tubo de la bombilla y el vapor de mercurio permite la generación de luz ultravioleta invisible.

Esta luz ultravioleta, a su vez, reacciona con el revestimiento de fósforo fluorescente y lo energiza para producir la luz visible.

Los tubos sin recubrimiento se utilizan para producir luces ultravioletas “negras”.

Cada gas adicional tiene un espectro único y en un tubo sin recubrimiento emitirá los siguientes colores:

  • Helio: Rosa
  • Neón: Rojo-naranja
  • Argón: Azul
  • Kriptón: Verde pálido.
  • Xenón: Azul pálido

El contacto con el vapor de mercurio dentro de las luces fluorescentes es extremadamente dañino si la bombilla se rompe, aunque la cantidad sea pequeña, y debe ser eliminada como residuo peligroso.

Y no es sólo un tipo de riesgo de sarpullido o gripe. El mercurio es un metal pesado tóxico que puede causar graves daños al cerebro, el sistema nervioso, los riñones, los pulmones y otros órganos vitales. Las mujeres embarazadas, los bebés y los niños pequeños corren un riesgo especial.

Afortunadamente, las bombillas fluorescentes con mercurio están reduciendo lentamente su demanda. Están siendo reemplazadas por bombillas LED debido a sus componentes seguros y no tóxicos, y por supuesto, a la superior eficiencia energética.

Palabras finales

La industria de la iluminación ha recorrido un largo camino desde las bombillas llenas de gases, que no sólo son ineficientes desde el punto de vista energético y cuestan dinero, y elevan la temperatura ambiente, sino que también son directamente inseguras debido a los gases que contienen.

Tome la ruta segura e inteligente de instalar LEDs en casa, y así estará tranquilo.