¿Qué son los lúmenes y para qué sirven? Explicación fácil y clara

Hace mucho tiempo, el indicador universal del brillo de una bombilla era su potencia. Por ejemplo, una bombilla de 80W era más brillante que una de 30W. Cuando se usaba el vatio, era fácil encontrar bombillas de igual brillo para reemplazar las viejas o las que se habían fundido y durante un largo período, este método estuvo bien.

Sin embargo, cuando surgió la iluminación de bajo consumo, y en particular, la iluminación LED, las cosas cambiaron. La eficiencia energética de las bombillas LED significaba que un mayor vataje no significaba que una bombilla fuera más brillante. Por ejemplo, una bombilla LED de 20W es más brillante que una bombilla convencional de 50W.

Los consumidores no suelen comprender bien estos cambios que han provocado las bombillas LED. Por lo tanto, se ha vuelto frustrante y confuso comprar reemplazos para bombillas incandescentes o halógenas por bajo consumo o LED. Sin embargo, no todo es pesimismo en la industria de la iluminación ya que hay una manera fácil de distinguir el brillo de una bombilla a otra y esto es gracias a los lúmenes.

¿Qué son los lúmenes?

Bueno, recuerden que mencionamos que para medir el brillo de las bombillas antiguamente se usó el vatio. El vataje no era la forma más adecuada para saber cuán brillante era una bombilla puesto que el vataje mide el consumo de una bombilla en lugar de la salida de luz, y la salida de luz es lo que buscamos para saber cuán brillante es una bombilla.

Por lo tanto, la medida que muestra la salida de luz son los lúmenes. Los lúmenes (lm) son una medida de la cantidad de luz de una fuente de luz visible para el ojo humano. Una bombilla parecerá más brillante cuando su índice de lúmenes sea mayor.

Una bombilla convencional de una casa podría emitir entre 300 – 1000 lúmenes mientras que, las emisiones de una bombilla de alta potencia podrían ser superior a 20.000 lúmenes. La ventaja de usar lúmenes para determinar cuán brillante es una bombilla, es que los lúmenes funcionan de la misma manera en todos los tipos de bombillas.

Por lo tanto, cuando se comparan las bombillas halógenas o incandescentes con las bombillas LED, la bombilla con el mayor número de lúmenes será siempre la más brillante. Cuando se compran las bombillas, el embalaje debe indicar el número de lúmenes y la potencia.

¿Siguen utilizándose los vatios?

Aunque el vatio por sí solo ya no puede informar adecuadamente sobre el brillo de una bombilla, sigue siendo una medida vital en otros aspectos. Por ejemplo, los interruptores de atenuación (dimmers) sólo pueden usar bombillas con un vataje específico y, por razones de seguridad, no se debe exceder ese vataje requerido.

Para calcular la eficiencia de una bombilla, necesitamos calcular tanto los vatios como los lúmenes.

Cálculo de lúmenes por vatio

La eficiencia energética de una bombilla no sólo se mide por su brillo. Una bombilla eficiente tiene el brillo adecuado y también utiliza una cantidad mínima de energía. Ya hemos destacado que cuanto más lúmenes, más brillantes son las bombillas, y cuanto menor es el vatio, menor es la potencia de una bombilla.

Por lo tanto, no hace falta decir que una bombilla con un alto número de lúmenes y un bajo voltaje será más eficiente en términos de energía en comparación con una bombilla con un bajo número de lúmenes, pero con un alto voltaje. En términos simples, para saber cuán eficiente es una bombilla, necesitamos saber cuántos lúmenes emite por cada vatio.

¿Cuántos lúmenes hay por vatio?

Para saber cuántos lúmenes hay por vatio todo lo que hay que hacer es dividir el número de lúmenes por el número de vatios. Por ejemplo, si una bombilla de 10 vatios emite 700 lúmenes, entonces el número de lúmenes por vatio (lm/w) es 700/10 = 70 lúmenes por vatio.

Una vez que se entiende esta fórmula, se hace fácil comparar la eficiencia energética de las diferentes bombillas, sin importar su tipo. Por ejemplo, si una bombilla LED de 6W emite 400 lúmenes, su eficiencia es aproximadamente 67 lúmenes por vatio. Por otro lado, una bombilla incandescente que emite 400 lúmenes tiene un vatio de 40, su eficiencia es de 10 lúmenes por vatio.

Con estos cálculos realizados, ahora se puede identificar la bombilla que es más eficiente energéticamente. Fácil, ¿verdad?

¿Qué pasa con las bombillas que se parecen?

Cuando busques la bombilla más eficiente en energía, puedes encontrar una diferencia en las bombillas que parecen ser más o menos iguales. Una bombilla de 20W puede ser más eficiente en cuanto a energía que otra de 20W.

En tal situación, todo lo que tienes que hacer es usar los cálculos que hemos resaltado y ¡ya! Identificarás las mejores y más brillantes bombillas.

¿Cuántos lúmenes necesito para iluminar un área?

Probablemente te preguntes el número de lúmenes que necesitas para iluminar tu casa o incluso tu oficina. Bueno, no hay una respuesta definitiva a esta pregunta, no hay una medida estándar para todas las situaciones. Esta falta de un número específico se debe a que el número de lúmenes necesarios para la iluminación depende de una serie de factores.

Algunos de estos factores incluyen: la forma y el tamaño de la habitación que se desea iluminar, la altura de los techos, la combinación de colores de la habitación, el tipo de bombillas utilizadas y el ajuste, las áreas utilizadas para realizar las tareas que serán iluminadas por la bombilla, y las necesidades del usuario.

Sin embargo, existe una guía general sobre los lúmenes necesarios por metro cuadrado (m²) para las diferentes habitaciones de una casa.

  • Cocina – 300 – 400 lúmenes / m².
  • Sala de estar – 400 – 500 lúmenes / m².
  • Pasillo – 300 lúmenes / m².
  • Cocina (tarea) – 700 – 800 lúmenes / m².
  • Dormitorio – 300 – 400 lúmenes / m².
  • Dormitorio (para iluminar una tarea) – 700 – 800 lúmenes / m².
  • Cuarto de baño – 500 – 600 lúmenes / m².
  • Baño (iluminación de tareas) – 500 – 600 lúmenes / m².
  • Área de lectura – 400 lúmenes / m².

Cómo leer las etiquetas de las bombillas

Las bombillas vienen en paquetes etiquetados. El etiquetado puede ser bastante confuso ya que incluye vatios, lúmenes y Kelvin. Estas etiquetas están ahí como cumplimiento de los fabricantes con las nuevas regulaciones y tecnologías de iluminación.

Antes de que te frustres por la información de la caja de una bombilla, ¿qué tal si desglosamos lo que significa cada información?

Philips Tornado spiral 23W, E27 23W E27 A Luz de día - Lámpara (E27, E27, Luz de día, Plata,...
  • Para un ambiente dinámico e intenso
  • Brillo excepcional
  • Encendido instantáneo
  • Hasta un 80% de ahorro de energía
  • Larga vida útil, hasta 10 años

Costo anual estimado

El costo anual estimado se basa en una tasa de uso diario. Si bien su uso exacto puede diferir de lo que se indica en el envase, tendrá una buena base para saber cuál es su tasa de uso aproximada utilizando la cantidad en euros indicada.

Brillo

El brillo de las bombillas se mide en lúmenes. Por ejemplo, un brillo de 1.100 lúmenes es igual a una bombilla de 75W.

Vida

La vida representa la longevidad general esperada de la bombilla en años. La longevidad de una bombilla se basa en el uso diario aproximado.

Consumo de energía

El consumo de la energía se mide en términos de vatios. Con el cambio a bombillas de bajo consumo, es raro encontrar vatajes que oscilen entre 40, 60 o 100. Hoy en día, el valor de los vatios comienza bajando desde de los 20 vatios (W) bajando a un solo dígito.

La apariencia de la luz

La apariencia de la luz también se conoce como temperatura del color. La temperatura del color muestra lo cálida que es la luz, y va desde el brillo amarillo / caliente a la luz azul / fría. Una bombilla incandescente estándar tiene una luz más cálida que alcanza los 2700K. La K significa Kelvin.

Contiene mercurio

Muchas bombillas fluorescentes contienen mercurio. La afirmación de que una bombilla contiene mercurio es, por lo tanto, una indicación de que la bombilla viene con instrucciones sobre cómo deshacerse adecuadamente cuando se le agota la vida.

Ahora que sabes cómo interactúan los lúmenes con los vatios y por qué las bombillas de bajo consumo tienen más lúmenes por vatio, probablemente quieras saber qué más buscar en las bombillas para elegir las de bajo consumo. Aquí hay otros factores a considerar cuando se buscan bombillas de bajo consumo.

Etiqueta energética

Para identificar una bombilla de bajo consumo, busque la etiqueta de Energy Star. Buscar la etiqueta de energía es especialmente importante en los LEDs ya que hay una diferencia en la calidad de fabricación de las diferentes bombillas.

Las bombillas de menor calidad no duran tanto como las de mayor calidad. En la actualidad, los expertos en iluminación recomiendan que sólo se adquieran bombillas LED con la etiqueta energética, ya que han sido sometidas a numerosas pruebas de calidad.

Conclusión

Con el continuo desarrollo tecnológico en el mundo de la iluminación, el uso de bombillas de bajo consumo sigue aumentando. El desarrollo en la tecnología de la iluminación es la forma en que los vatios fueron reemplazados por lúmenes.

No hay un número específico que identifique lo que debe ser un buen rango de lúmenes por vatio. Por ahora, para identificar las bombillas de bajo consumo, sólo hay que calcular el número de lúmenes presentes por vatio y elegir la bombilla con un mayor número de lúmenes.

Es vital que siempre tengas en cuenta la regla de oro de que cuanto más alto sea el número de lúmenes, más eficiente es una bombilla. Tampoco necesitas luchar más con la comprensión de lo que significan las etiquetas de las cajas de las bombillas.

Hemos identificado lo que significa cada etiqueta, así como los valores que se comprueban con las mediciones. Creemos que la información que hemos proporcionado sobre los lúmenes ha arrojado un poco de luz en las sombras de la teoría de iluminación.